domingo, 12 de agosto de 2012

SOBRE CONGA • Gran desconfianza con la actividad minera por la experiencia vivida con Yanacocha. • Esta empresa nunca ha reconocido sus errores y menos pedido perdón. • La empresa minera usa sus recursos para comprar voluntades. • Actividad minera como se ha llevado hasta ahora ¡no! • Muchos años de actividad minera en Cajamarca en una de las minas más grandes del mundo, pero el departamento sigue entre los más pobres del país. • Es contradictorio que se promuevan cauces de participación popular (Presupuestos Participativos, PDC…), pero luego no se hace caso al pueblo ni se le consulta en decisiones importantes para su vida. • Se habla de la necesidad de hacer la Zoonificación Económica y Ecológica para determinar dónde favorecer las diversas actividades económicas, pero todo se queda en palabras. • Los estudios de impacto ambiental son pagados por las empresas mineras, lo cual hace que estén parcializados. • El peritaje internacional sobre Conga no era un estudio de impacto ambiental. Sólo pretendía paliar los efectos negativos medioambientales. • Si el Gobierno ha promulgado o lo va a hacer una ley para favorecer la consulta previa de las comunidades afectadas por proyectos extractivos, que sea consecuente y cuente con la voluntad popular. • Internacionalmente el Gobierno sale fortalecido si Conga va. Deja una imagen de credibilidad y de que hay estabilidad jurídica, respetándose los acuerdos firmados. Eso favorece la inversión extranjera. • No se puede cerrar la puerta a toda inversión minera. No se pueden desperdiciar las riquezas naturales que el país tiene en este campo. • Parece que se está rompiendo la unidad en el “frente antiminero”. No es casual que el presidente regional anuncie ahora la creación de una nueva fuerza política cara a las elecciones de 2016 • Hay más movilización contra la minería formal que contra la informal. • El Proyecto Conga ha motivado que el pueblo de Celendín despierte, rompa su apatía, salga de su comodidad y se organice. • El auténtico desarrollo debe ser sostenible, limpio y para todos. • El agua es hoy vista como un bien escaso. Cada vez más gente y menos agua. Peligro de privatización. • La militarización no ayuda a crear un clima de entendimiento. Suena a imposición. • El Gobierno dice que el subsuelo es de todos los peruanos. Pero, a la hora de la verdad, es entregado en manos de los poderosos, cuyas multinacionales no son de acá, con lo que las riquezas no benefician al pueblo, su dueño. • Cambio gubernamental. El presidente fue votado por los más humildes, pero ahora está a favor de los empresarios, los que temían su ascenso al poder. • Cada vez hay mayor presencia de militares en el Gobierno. En peligro la democracia real. • Es el de Conga un tema complejo. • Todos hablamos de defender la vida. Unos desde la defensa del agua; otros desde la defensa del trabajo, las carreteras, hospitales… • Sin agua no hay vida • Sólo con agua no se vive • “Agua sí, oro no”. ¿Es realmente incompatible la minería con la agricultura y ganadería? • Sin agua no es posible el desarrollo, ni siquiera la vida. ¿Serán posibles sin oro? • ¿Puede llevar a cabo el gobierno sus programas sociales (Pensión 65, Becas, Juntos…), sin los ingresos que genera la minería? • Si “Conga no va”, ¿se paralizan los planes de desarrollo para Cajamarca? • “Agua sí” ¿Y si garantizan más cantidad de la que actualmente hay? • ¿Cuántos salen perjudicados si se da la explotación de Conga? ¿Cuántos salen beneficiados? • ¿Quiénes tienen que decidir la viabilidad o no de Conga? • La gente tiene derecho a optar por un modo de vivir. • Es igualmente legítimo estar a favor o en contra de Conga. Hay que respetar al que piensa diferente. • No debemos resolver los conflictos desde posiciones de fuerza, dominio. La racionalidad y el diálogo deben primar. Evitar comportamientos y actitudes violentistas. • El gobierno, las empresas extractivas y sus voceros de gran parte de la prensa pretenden descalificar a los contrarios a la actividad minera tachándolos de “comunistas”, “cercanos a Patria Roja”, “terroristas”… • Es muy difícil mantener una huelga indefinida por mucho tiempo. Hay que contar con el cansancio, la necesidad de trabajar, el alza de los precios, los derechos de los que no se adhieren… • Para vencer al poderoso, el débil tiene que programar con creatividad y utilizar sus recursos con destreza. • Hay que medir las consecuencias de la huelga, pues se puede colaborar a derrocar a un gobierno con sensibilidad social, a pesar del cambio que está dando. • ¿La protesta es sólo contra el Proyecto Conga o contra el sistema económico neoliberal que prioriza beneficios, deprada el medio ambiente, favorece a los poderosos…? ¿Hay alternativas? • Necesidad de mesas de diálogo entre técnicos para contrastar y discutir con datos objetivos y criterios bien fundamentados. • Si Conga va, hay que luchar por el “cómo va”. • ¿Están realmente dispuestas las empresas mineras a asumir los costos ambientales derivados de la explotación? • Exigir una fuerte garantía que asegure el cumplimiento de obligaciones contraídas. • Si hay explotación hay que exigir fuertes condiciones medioambientales y asegurar la cantidad y calidad del agua. Seguimiento y monitoreo permanentes. • Si los pasivos ambientales perjudican más a los que viven en la zona de influencia, deben ser éstos los principales receptores del canon minero y los beneficios económicos que reporta la actividad minera.

0 comentarios:

Publicar un comentario