domingo, 12 de agosto de 2012

ENCUENTRO FE-MINERÍA Van las preguntas orientativas Primer día: presentar experiencia: a) Dibujar el problema que se vive (actores, tema en cuestión, tensiones a otros sectores de la localidad, intervención del gobierno central, regional, actores locales como la empresa, organizaciones campesinas etc.). Proyecto Conga. Explotación minera con una inversión de 4.800 millones de dólares, la mayor hasta ahora en el Perú. Es una explotación en cabecera de cuenca, en una zona donde hay abundancia de lagunas. La explotación sería a tajo abierto, con empleo de cianuro y mercurio, lo que es altamente contaminante. Varias cuencas fluviales se verían seriamente afectadas. La empresa minera es Yanacocha, consorcio integrado por la norteamericana Newmont, con el 51% de las acciones, la peruana Buenaventura, con aproximadamente el 45% y el resto el Banco Mundial. Dicha empresa tiene un gran pasivo en Cajamarca por un pasado no glorioso durante 20 años. Empresa experta en caracterizarse por crear mala vecindad. Al inicio de su actividad compró a los campesinos sus tierras a la irrisoria cantidad de 100 soles por hectárea. Por supuesto los campesinos, a diferencia de la minera, desconocían las riquezas que contenían sus subsuelos. Hasta ahora, dejando aparte la actual al proyecto Conga, la mayor resistencia que ha tenido la minera fue la defensa por parte del pueblo de Cajamarca del cerro Quilish. Ahora se vivió una huelga indefinida durante más de un mes, que terminó, tras la muerte de 5 personas y más de una veintena tanto de heridos como de detenidos, al decretarse el Estado de Emergencia en tres provincias cajamarquinas. El conflicto ha entrado en una fase donde los facilitadores (Cabrejos y Garatea) tienen la misión de escuchar a las partesy hacer posible el acercamiento. La situación de partida es de gran desconfianza mutua entre los diversos actores. Junto al tema delagua aparece la ética en la política. La gente se siente traicionada por Humala. Pensaban que la Gran Transformación se refería al modo de hacer política, no a su cambio personal. Ahora viven la Gran Decepción. De ahí que los cánticos y arengas pasaban de la mina a Humala y viceversa. Había muchas esperanzas depositadas en él y su programa de inclusión social. La gente percibe que gobiernan los que perdieron las elecciones, los que disfrutan del poder económico. Ese enfado se ha incrementado por la forma de afrontar el conflicto social: mano dura y calificativos como “ignorantes, extremistas, violentistas, terroristas, podridos”. La gente quiere vida: Medio ambiente e inclusión. b) Se ven perspectivas de solución. ¿Cómo se están planteando? Si es un problema complejo, la solución también lo es. Y no va a darse en un corto espacio de tiempo, pues son muchos años de una relación enquistada. Difícil solución. Posturas opuestas y cerradas. “Va sí o sí”; “Conga no va”. “Sin minería no hay desarrollo”; “Conga es inviable”. La situación está planteada en términos de combate. Una parte saldrá vencedora y la otra perdedora. El punto intermedio sería una paralización temporal del proyecto. Los gobernantes les dejarían esa herencia a sus sucesores. Hay muchos pasos que dan pie a la desconfianza, comenzando por la compra de los terrenos a los antiguos propietarios campesinos, aprovechándose de información privilegiada; regalos de la minera a las comunidades y entidades buscando la licencia social; EIA que aprueba el ministerio de Energía y Minas en lugar del de Ambiente; peritaje internacional cuyos miembros son elegidos por el Gobierno; presiones del Gobierno sobre los resultados para favorecer el Proyecto; que sus conclusiones son recomendaciones, no obligaciones; ausencia de representantes de gobiernos regionales y otras entidades en el equipo que elabora el reglamento sobre la nueva minería. Tarea de los facilitadores.Hasta ahora su tarea ha sido conocer la realidad, acercándose a los diversos actores. El Gobierno central parece indeciso, entre la espada y la pared, prisionero de promesas incumplidas y presionado por las empresas mineras, la CONFIEP y la necesidad de recaudar impuestos para hacer frente a sus programas sociales. Habría tres aspectos a trabajar: político, técnico-legal y social. El Gobierno, y sobre todo la minera, deben ganarse la confianza del pueblo. Esta debe armarse de paciencia. Job va a ser un enano a su lado. No pretenda revertir en un breve plazo lo que ha cimentado en un periodo bien prolongado. ¿Por qué en situaciones de conflicto al pueblo se le restringe su libertad y a la empresa minera no se le ordena paralizar sus maquinarias al menos hasta que se recupere la calma? Los empresarios deben colaborar también en el restablecimiento de la paz y el orden justo. Es verdad que la ley actual les ampara en sus trabajos, pero deben actuar con sentido común y desde la racionalidad. Considero razonable que el proyecto minero al menos se paralice unos años y se abran cauces de acercamiento y diálogo. Dada la desconfianza mutua reinante, se debe paralizar el proyecto minero hasta que se elabore una ley de minería, dialogada y consensuada con todos los sectores implicados, y desde ella se revisen todos los pasos dados para dictaminar la viabilidad o no del proyecto. La empresa minera tiene que colaborar eficazmente para desbrozar el camino. La detención, al menos temporal, de sus actividades sería un gesto que contribuiría a ello. José de Echave: (Hildebrandt en sus trece n. 116) ofrece una interesante propuesta de acciones encadenadas: Gestión ambiental transectorial y descentralizada; evaluaciones ambientales rigurosas, lo que significa contar con estudios de impacto ambiental fortalecidos, que se complementen con otras herramientas que permitan medir el impacto acumulativo de varios proyectos en una determinada zona; ordenamiento territorial y zoonificación económica y ecológica; consulta e información oportuna para las poblaciones y las autoridades locales; transparencia en la toma de decisiones; protección de fuentes de agua; fortalecimiento de capacidades para la prevención de impactos, más aún en un escenario de cambio climático; límites máximos permisibles de emisiones que se actualicen a los mejores estándares internacionales, entre otras iniciativas. Pero todo esto sería a más largo plazo. Ahora lo que urge es paralizar el proyecto y recuperar la confianza perdida. c) Han habido diferentes posturas dentro de la iglesia local frente al problema: ¿cuáles han sido? La mayoría de los sacerdotes y religiosas de Cajamarca, al menos las que viven en comunidades rurales, y muchos laicos comprometidos, están en contra del proyecto minero. Hay otro sector, visibilizado en el obispo, que está a favor. Por una parte el obispo y por la otra la Vicaría de defensa de la vida y el medio ambiente. Las diversas posturas expresan diversos modelos eclesiológicos. Felicitación a los sacerdotes por ver una Iglesia cercana y comprometida y rechazo por lo mismo (no es esa la tarea de la Iglesia). Valoración de los sacerdotes: Para los templarios de misa y comunión diaria: “¿Cómo es posible que los padrecitos…?”. Para los más formados y comprometidos: alabanzas por la presencia y la cercanía. Para otros, extrañeza: “Hasta los curas asisten a las marchas”. Otros son indiferentes, o ven la realidad a distancia, sin implicarse, bien por comodidad, por evitarse problemas, o …Otros, más conservadores, mejor situados económicamente, están a favor de la actividad minera. Y otros piensan que nada se puede hacer, porque la mina entra de todos modos. Distintas eclesiologías y diferentes maneras de posicionarse ante la realidad. Unos miran la Iglesia, vertebrando sobre sí misma, centrada en el templo y el culto, sin implicaciones políticas. El objetivo es el alma.Otros la ven al servicio del reino, lo que la compromete en todo lo que tenga que ver con lo humano y con la mejora de las condiciones de vida. Liberación integral. Estas diferencias también eran palpables a la hora de enfrentar la misma realidad: atrio del templo. Hay concepciones que entran en crisis cuando se las aborda de modo concreto. ¿Qué hubiera dicho y hecho Jesús la tarde del día 3? d) ¿Cómo la iglesia local ha intervenido? A través de ¿quién o quiénes? Muchos creyentes de a pie. Sacerdotes y religiosas. Equipo de Acción Social. Asambleas frente al templo. Presencia. Comidas, Vigilias. Homilías, presencia del tema en las celebraciones (preces, homilías, oración del jueves…), acogida en el templo el día de la balacera, llamada a la calma, acogida en la casa parroquial a los líderes, presuntamente buscados,preparación del entierro, conexión con Chiclayo para coordinaciones, explicar Estado de Emergencia, prensa, reportajes, encuentro con Cruz Roja, Coordinadora de Derechos Humanos, otras instituciones… visitar heridos, detenidos, familias de muertos. Participación personal en marchas, vigilias y mítines, denunciando el papel de la prensa y rechazando los calificativos respecto al pueblo (intransigentes, violentistas, terroristas, podridos…); llamando a la no violencia y a ser bio-lentos;defendiendo la democracia. Compañero participó activamente en la comisión para la liberación de un rondero. Participación activa de gran parte de las fuerzas vivas de la parroquia. El deseo de acompañar al pueblo nos ha llevado a distintas respuestas, dependiendo de la implicación de las diversas comunidades (no igual en Sucre que en Celendín) Labores de suplencia. En Estado de Emergencia levantando el ánimo, animando a no tener miedo a la policía, actuando sin subversión, pero sin sumisión, reuniones en clandestinidad con los líderes, darles cobijo, reuniones con Defensoría del Pueblo y otros, entrevistas con prensa, aclararles sus derechos, animarles a expresarse. Otros decanatos han expresado su solidaridad. Presencia de Gastón Garatea y Cabrejos. Indignación con Cipriani, que dijo (7-7) que el pueblo de Cajamarca tiene que pedir perdón a los familiares de las víctimas. Preocupación por detenidos. La parroquia ha emitido pronunciamientos, ha tratado el tema en su programa semanal radial, utilizado las redes informáticas, aparición en prensa escrita, así como en reportajes televisivos, teniendo presente la situación en celebraciones, encuentros de oración, ha habido inserción en grupos, ayuda después del día 3 de julio. e) Si no ha intervenido, ¿cuál ha sido su actuación? f) Los que intervinieron: ¿Qué funciones se ha cumplido como agentes de iglesia en los últimos 6 meses respecto al conflicto en cuestión? ¿Qué objetivos se propone con la intervención? ¿Qué acciones principales se han llevado adelante? Este tema de defensa de la vida y el medio ambiente ya se ha venido trabajando años atrás. A nivel diocesano y por presión de las bases se constituyó la Vicaría de Defensa de la Vida y el Medio Ambiente. Elaboraron cuadernillos de información, formación y concienciación. También a nivel parroquial desde el equipo de Acción Social. Se programaron eventos: charlas, debates… Nunca acudió la mina a debatir; más bien boicoteó. Obispo: “Impedir la minería es egoísmo”. En Celendín hay bastantes grupos parroquiales de adultos. Tanto en la formación como en el estilo de la parroquia hemos acentuado la necesidad de implicarse en la realidad como seguidores de Jesús. Participación en noviembre en las movilizaciones que hubo. Presencia en la PIC. Objetivos.- Acompañar al pueblo en sus deseos de garantizar agua en cantidad y calidad tanto para uso humano como para la agricultura y ganadería. Así como en la defensa de un medio ambiente saludable. Presionar al gobierno para que ejecute políticas inclusivas que permitan un reparto más equitativo de las riquezas generadas por los recursos naturales. Defender un desarrollo sostenible y para todos. Animar a la participación organizada en todo lo que tenga que ver con la vida del pueblo. Cambio de actitudes. Caminar hacia una democracia no sólo representativa, sino participativa. Búsqueda de paz como fruto de la verdad y la justicia. Impulsar una fe unida a la vida. Opción por el débil ante las amenazas del poder económico. g) ¿Cuáles han sido los puntos débiles y/o errores de la intervención? Sacerdotes con distinta sensibilidad. Ha faltado reflexión en común para tomar posturas, por ejemplo ante las fiestas patronales. Personalmente un dilema: ¿Buscar la coherencia personal o la cohesión grupal? Difícil encontrar el equilibrio. Tardanza en reunión del Consejo de Pastoral. Haber tenido algún encuentro de reflexión desde la fe y algún espacio de oración. Tal vez algún llamado más a la no violencia. Aunque no hay repercusión en los medios ni influencia en los mandos si todo se desarrolla en calma. La falta de cercanía y atención con los familiares de los fallecidos, los heridos y detenidos. Falta de coordinación en la atención a heridos, detenidos, familiares de deudos. Las reuniones eran clandestinas y eso dificultaba debido al Estado de emergencia. No haber programado últimamente algún debate técnico sobre el tema. No haber trasladado la reflexión a otras comunidades fuera de Celendín. Segundo día: la espiritualidad en el conflicto: a) A partir de las principales intervenciones como iglesia: ¿qué rasgos de espiritualidad se han vivido? Hay una línea de fuerza que es afrontar la realidad como lugar teológico.La historia como el espacio de encuentro con Dios. Historia de salvación. Historia desde donde Dios nos interpela, nos cuestiona, nos compromete. Dios no es una realidad ahistórica, ni pertenece a otra historia. Esto lleva a vivir con espíritu de encarnación, acompañando, ofreciendo evangelio y dejándose evangelizar. Esto te hace descubrir nuevos llamados desde la necesidad (situación de los familiares de los encarcelados). Descubrir a Dios caminando con su pueblo; no de modo pasivo o simplemente como espectador, sino dejándose tocar por la realidad. Dios también se deja evangelizar por la realidad. Como él la afrontamos con actitud de compromiso; búsqueda de caminos (respuestas no prefabricadas). Abiertos al cambio de planes (recorte en las celebraciones). Espíritu comunitario. Respeto a decisiones del Consejo de Pastoral, aun sabiendo las consecuencias. Bajar y confundirse. Aunque la gente te ve como persona de peso. Lucha por la vida. En todas sus facetas. Coherencia con el mensaje de DSI. Aparecida 470… Proceso muerte-vida. Grano de trigo. Semilla que se ha ido sembrando. Mayor sintonía entre lo vivido y lo celebrado. Experiencia de la procesión. En principio no iba a haber por el momento que se vivía. Intuyendo presiones, para evitar más tensión, se me ocurrió tenerla, pero incorporando lo vivido. Aprovechando una petición en el Equipo de Liturgia para llevarla a cabo, la realizamos alrededor de la Plaza de Armas, con cuatro momentos concretos centrados en los difuntos, heridos, detenidos y la necesidad de unir esfuerzos en pro de recuperar una convivencia en armonía. En cada “estación” hubo testimonios, oraciones, cantos y carteles (“Ni un muerto más, Sr Humala”; “No a la violencia”; “Los derechos humanos son derechos ¡respétense!). Y finalmente la bandera de Celendín. Problemas con la banda de música al inicio. Denuncia desde la defensa de la dignidad de la persona: Papel de la prensa, excesos mineros, actitudes violentas, excesos policiales desde el día 3 de julio y durante el Estado de Emergencia, sin respeto a Derechos Humanos (mototaxistas llevados al Coliseo, palizas, detenciones arbitrarias, uso de armas letales, insultos a la población, robo de objetos personales…). Curar heridas. Atención a los dañados de ambas partes. En peligro la unidad y el respeto al diferente. Conflictividad. Seguidores de un crucificado. Hay una fuerte polarización sobre el tema. Incertidumbre alimentada por la indefinición gubernamental (silencio presidencial el día 28; más de un mes para normativa sobre nueva minería). El compromiso es bien mirado por unos (“Antonio, amigo, el pueblo está contigo”), mientras otros te acusan de meterte en política (“terrorista”, memorándum). Cuando ya te etiquetan todo se juzga parcialmente. ¿Cómo ser cauce de unión? Intervención desde los talentos de cada cual, puestos al servicio común: organizar, dirigir, escribir, cantar, hablar, defender, acompañar, alentar. No perder la esperanza.Con tesón y creatividad, el débil puede triunfar. “La fuerza se realiza en la debilidad” (2 Cor. 12,9). Vivencia de la fe en un Dios que acompaña al pueblo en su proceso de búsqueda de mejores condiciones de vida. La alegría, fruto de la unión, el desprendimiento, la solidaridad. La creatividad para realizar algunas actividades. Tener una actitud crítica y de discernimiento para no dejarse llevar sólo por la emoción o el enojo. b) ¿Qué novedades del Evangelio hemos descubierto al participar como iglesia en el conflicto? Lo más importante ser parte de un pueblo que lucha.Ahí se van viviendo muchas actitudes y sentimientos. Llamado en algunos momentos “compañero”. Sentimiento de ser perseguidos. Revisas y dices: “¿por qué?”. No encuentras más razones que el ser un obstáculo para que otros consigan sus objetivos. Rebeldía. La resignación no es virtud cristiana. Búsqueda de mejor vida. Vida abundante y para todos. ¿Cómo te podré pagar…?Gratitud por parte de los más pobres. Satisfacción personal. Com-pro-miso. Celebración ecuménica en el entierro. Conflictividad. Aprecio de la gente por el compromiso y la coherencia.Desprecio por parte de los que tienen intereses económicos en juego. Sorpresa en otros. Centralidad del reino. Y el reino es vida. “La gloria de Dios es que el hombre viva” (S. Ireneo). “El hombre (que sufre) es el camino de la Iglesia” (Juan Pablo II). ¿Cómo cantar un cántico del Señor en tierra extraña? ¿Cómo celebrar las fiestas patronales en un ambiente de conflictividad, dolor, muerte? Choque con los que mantienen otra postura y defienden sus intereses económicos. Levadura, fermento. Serlo y dejarse fermentar por otros. Jesús vivió cercano al pueblo sufriente. Compasivo y misericordioso fueron dos notas características de su vida. Desde la experiencia, su mensaje tocó el corazón de las personas. Hemos experimentado el sufrimiento del pueblo y su indignación por el trato recibido.Com-pasión y miseri-cordia como claves de vida. Cierta sensación de “fracaso”, de descontento al experimentar impotencia ante la impunidad de acciones y actitudes abusivas Gratuidad. Esto da autenticidad. Credibilidad de los signos. Coherencia. “Este es el profeta que tenía que venir al mundo”. 2Este sí que habla con autoridad”. La autenticidad evangélica es acogida y admirada; también por los no creyentes y/o no practicantes. (Homilía aplicada a la realidad). c) ¿Cómo la realidad del conflicto exige actitudes nuevas? ¿Cuáles? Silencio, búsqueda. Escucha. Compartir. No hay recetas. Las situaciones no se resuelven con soluciones preestablecidas. Participación. Presencia en marchas, vigilias, en sus casas… Estar atentos. Leer, reflexionar, buscar los por qué. Actitud crítica, evitando manipulaciones. Constancia. Mantener encendida la llama. Claves para conseguir objetivos: Buena planificación y constancia en el trabajo. Diálogo, negociación. No intercambio, sino búsqueda de lo posible. Dudas. Como sacerdote eres cauce de unión, pero implicarte te lleva a ser bien mirado por uno y malmirado por otro sector. Se agrieta la unidad. Estar pendiente del estado de las personas después que pasan los días fuertes: ayuda material, psicológica, legal… Unión celebración-vida. No vivir las distintas facetas como compartimentos estancos. Unificar nuestra vida. Necesidad de articulación (Chiclayo). Ayudas posteriores descoordinadas. Atender a la persona por encima de todo. Los políticos están más pendientes del objetivo de sus intereses o ideas (Conga no va) que de atención (material, psicológica, legal) a las víctimas. Metodología de ver, juzgar y actuar. Te mantiene en tensión y te ayuda a aterrizar. Lectura creyente. Te ayuda a mantener el rumbo. Da motivaciones. Fortalece. Te favorece la experiencia de Dios. Tener esperanza, aun cuando este conflicto se dé entre nuestro pueblo pobre, que sólo quiere vivir en paz, con agua limpia para todos y los grupos de poder y dinero, que utilizan cualquier medio a su alcance para conseguir sus objetivos. No se puede evangelizar siendo ajenos a lo que ocurre a nuestro alrededor. Evangelizar acompañando la palabra con signos que la hagan creíble. “El mundo necesita más a los testigos que a los maestros; y si necesita a los maestros es porque son testigos” (Cristianos laicos, Iglesia en el mundo) Urge hoy practicar los valores del Reino la justicia, la verdad, la paz, el amor, la opción por el pobre… d) Desde el punto de vista espiritual: ¿qué enseñanzas podemos sacar para uno y para los demás? Replanteamientode nuestros modos de vivir la fe. Estar atentos a la realidad, done nos encontramos con un Dios encarnado, que nos interpela desde la situación de los más desfavorecidos. Los pobres nos evangelizan. Su situación nos cuestiona y plantea exigencias nuevas. Fortaleza de la unidad. Con unidad y creatividad se puede combatir poderes mucho más fuertes. La participación conjunta potencia el conocimiento mutuo, el descubrimiento de talentos, la amistad y la alegría. Todo esto por encima de diferencias políticas, religiosas, culturales, de edad… Solidaridad. (Ollas comunes, participación activa, pronunciamientos de apoyo, donativos…). Indignación ante la injusticia y los atropellos a los pueblos pobres. Fortalecer nuestra fe como cristianos creyentes en un Dios que quiere la vida, pero una vida de calidad y digna para todos. Un Dios que siempre está con su pueblo pobre. Relación de armonía con la creación. Defensa del Medio Ambiente. Aparecida 470… Como iglesia, no podemos pasar de largo ante la pobreza, injusticia, maltrato, atropellos que hace el poder. Los cristianos tenemos que hacer política, entendiendo por tal la búsqueda del bien común. Credibilidad de la Iglesia cuando actúa evangélicamente: acercarse, acompañar, escuchar, ayudar, celebraciones unidas a la vida…). Cuidar la presencia pública. Nuevos areópagos. Saber estar en el atrio de los gentiles, con actitud dialogante. Necesidad de ofrecer procesos formativos que eduquen a las personas para ser ciudadanos libres, responsables, comprometidos.

0 comentarios:

Publicar un comentario