domingo, 29 de mayo de 2011

DATOS Y REFLEXIONES ANTE LA JORNADA ELECTORAL DEL 5 DE JUNIO

CONTEXTO ECONÓMICO
Crecimiento en el 2009: 0,9%. Año de la crisis mundial. En el 2010 el crecimiento del PBI (Precio Bruto Interno) fue del 8,7%. Inflación del 2,08%.
Acumulación de reservas internacionales netas de 44.594 millones de dólares. También crecimiento en la inversión pública (6% del PBI) y privada (24%).
Las perspectivas son de seguir en esta senda del crecimiento; las proyecciones oscilan entre el 5 y el 9%. Los más entusiastas hablan de que tenemos asegurados 5 años más de crecimiento.

Ahora bien, estos datos, más que alegría provocan desazón y descontento, pues se percibe una más que injusta distribución. El Perú continúa siendo un país de profundas desigualdades sociales y de discriminación, con un sector rural que se encuentra en general alejado de los beneficios y la modernidad que varias ciudades del Perú, especialmente Lima, gozan. Hasta el mismísimo Presidente del Banco Mundial ha manifestado la necesidad de tomar medidas correctivas para luchar contra las enormes desigualdades existentes en el país.

ALGUNOS CRITERIOS Y REFLEXIONES

La política es algo muy serio para dejarla sólo en manos de los políticos. No desinteresarnos. Despreocuparse de la política sería como decir que no nos interesa la educación, la salud, la vivienda, el medio ambiente, la familia, el trabajo, la vida de nuestro pueblo… Las decisiones políticas influyen en nuestra vida personal y comunitaria. Debe, pues, importarnos, preocuparnos y comprometernos a todos.
Afortunadamente vivimos en democracia. Esto nos ofrece la oportunidad no sólo de elegir a nuestros representantes, sino plantearnos nuestro propio papel. Democracia exige potenciar la participación. Y esto hay que hacerlo en la familia, el colegio, la parroquia, la sociedad. Nuestra participación no pasa sólo por depositar nuestro voto. El presente y el futuro de nuestro país lo construimos todos. Fuera la apatía. El Perú y cada una de sus comunidades necesitan una ciudadanía activa y organizada. Por eso hay que dar pasos para que la democracia sea no sólo representativa, sino participativa y de esa manera el pueblo sea sujeto activo en su propio desarrollo.
Nos preparamos para algo muy importante: elegir al líder de unos 28.000.000 de personas. Lo que esa persona haga o deje de hacer va a repercutir en nuestras vidas. Y, sin embargo, la inmensa mayoría de los votantes, ¿conoce mínimamente los planes de gobierno de Fuerza 2011 y Gana Perú? ¡Ha valorado la trayectoria de cada candidato? ¿Es consciente de a qué clase social favorece más uno u otro?
Las encuestas no pueden decidir nuestro voto. No se trata de votar por el que va el primero, sino por el que consideramos que tiene un plan más favorable, al menos para la mayoría, sobre todo para los más pobres. Esta es una opción desde nuestra fe. Que sea, pues, un voto pensado, razonado y responsable. Para eso, además de conocer los planes de gobierno hay que tener también en cuenta la trayectoria de los candidatos y de los que los acompañan.
No hay que votar por un candidato sólo porque favorece a “mi sector”. No hay que mirar las propuestas aisladas, sino el proyecto global. Hay que tener presente los grandes problemas del país: pobreza, desigualdad, corrupción, cuidado del medio ambiente, acceso real a la vivienda, al trabajo digno y estable, a la educación, a la salud, a la electrificación, al agua potable y desagüe… Asimismo tener en cuenta los valores que defiende cada cual, pues el fin no justifica los medios.
Llama la atención que, según las encuestas sobre la realidad nacional, la inmensa mayoría de la población peruana quiere cambios en la política económica, buscando una mayor redistribución de los beneficios de que goza el Perú. Todos los analistas coinciden en que los resultados de la primera vuelta son expresión de este deseo de menos corrupción y más reparto de beneficios (votantes de Humala), más presencia del Estado en zonas pobres y programas de ayuda, aunque sólo sean de carácter asistencial (votantes de Fujimori). Pero, curiosamente, si se hace caso a las encuestas, en la segunda vuelta, la mitad se decanta por el candidato más continuista. O sea, se pone el acento en seguir creciendo más que en la necesidad de mejor reparto. En este punto conviene hacer constar que todos los ciudadanos estamos a favor del desarrollo, pero éste debe ser entendido correctamente y no identificarlo sólo con el crecimiento económico o la mejora de vida de un sector, curiosamente el menos necesitado. El desarrollo sostenible se basa en tres factores: Primero la eficiencia económica. Dicho resumidamente: “Sin plata no hay desarrollo”. Necesitamos poner las condiciones adecuadas para que se siga produciendo inversión que genere beneficios. Segundo: equidad social. Esos beneficios no pueden ser sólo para una minoría. Ha de haber un reparto justo. Aquí entra, por ejemplo, el poner impuestos a las sobreganancias mineras. Y tercer aspecto es el cuidado del medio ambiente. No se puede depredar la naturaleza sin ninguna limitación. Desarrollo sí, pero cuidando el medio ambiente y con beneficios para todos.
Va a ser un gobierno dificultoso. El poder legislativo radica en el Congreso y éste tiene una composición muy fraccionada. El nuevo hemiciclo va a estar ocupado en su mayoría por el partido Gana Perú con 46 curules. La segunda mayoría parlamentaria la tiene Fuerza 2011 con 38 curules, seguido de Perú Posible con 21. Asimismo Alianza para el Gran Cambio obtiene 12 curules, Solidaridad Nacional 9 curules y el APRA ocupa solo 4 curules. La postura de Perú Posible en favor de la candidatura de Humala abre la posibilidad de acuerdos entre esas dos fuerzas políticas, lo que les daría mayoría absoluta en el Congreso. Eso facilitaría un hipotético gobierno de Humala y dificultaría el de Fujimori.
Hay que tener en cuenta que una cosa es lo que se dice en campaña electoral y otra lo que se hace si se consigue el poder. Lo cual no significa cambio al 100% entre lo dicho y la realidad. Asimismo una cosa es lo que se quiere hacer y otra lo que se puede. Sabemos que estamos en un mundo globalizado, interconectado, interdependiente. Una de las fuertes cadenas es la deuda externa. Todos dependemos de un dueño: la plata. “Poderoso caballero es don dinero”. Hay primacía del poder económico sobre el político. Los que tienen la plata ponen las reglas. Además nadie los elige.
A todo esto se le llama el sistema. Es anónimo para que nadie cargue con las responsabilidades. “La culpa es del sistema”. Aunque se dice que es bueno y que sólo tiene pequeños desarreglos. Claro que se consideran “pequeños daños colaterales” que miles mueran de hambre, no tengan acceso a la salud y la educación, se les bote del trabajo sin indemnizaciones, se malogre el medio ambiente…
Antes había dos sistemas: Socialismo-comunismo y capitalismo. Ahora sólo queda uno. Se habla del fracaso del primero, pero, ¿y el segundo? Todo está montado sobre una única forma de entender el mundo: el capitalismo. Hay que ser fieles al sistema. Por eso se mira con ojos de sospecha a los que atentan contra él. “Antisistema” se les llama. Y se les insulta. El partido en el Gobierno, empezando por quien lo preside, llama incultos a los indígenas, saca artículos denigrantes como el del perro del hortelano y hasta llama ignorantes a los obispos de la selva que se posicionan contra los decretos de urgencia para favorecer a los poderosos y masacrar la cultura y posesiones de los indefensos, sin duda considerados ciudadanos de segunda categoría. O se echa la culpa del descontento a la desinformación, a los agitadores (algunos ligados a la Iglesia Católica) o a un estado de ánimo tristón, genéticamente presente en los peruanos, los cuales tenemos elementos psicológicos de derrotismo (García). El sistema es bueno; los indeseables son los inconformistas.
Resulta que en este sistema, los que más tienen quieren seguir ganando más. No están dispuestos a perder sus privilegios. En sus manos está casi todo el poder: la plata (primer poder), la prensa (¿cuarto poder?) y hasta las fuerzas armadas con todo su poder. Estos poderes tienen sus candidatos y los apoyan para defender sus intereses. Lo ocurrido en la campaña para la segunda vuelta ha sido de lo más vergonzoso. Dos diarios (La República y La Primera apoyaban a Ollanta. El resto, más todas las emisoras de radio y canales televisivos, claramente a Keiko (sin nombrar mucho su apellido). Incluso han botado a periodistas por no sumarse a la campaña de demolición de Humala. Curiosamente esos grupos de comunicación atacan a éste desde sospechas de cortar la libertad de expresión si llega al poder. ¡Oh paradoja!
El dichoso sistema está ideado para defender siempre los intereses de los pudientes. Ejemplo: Con motivo de la crisis bancaria, a los bancos se les inyectó 17 trillones de dólares. ¿Quién no quiere ponerse malito para que le pongan una ampolla de ese tipo? ¡Y gratuita! Entonces no se dijo nada de inflación, subida o bajada del dólar, malos manejos de la economía… Con ese dinero se podría evitar el hambre en el mundo de los próximos 600 años. ¿Se preocupa de esto la prensa? ¿O sólo de los que mueren por accidente o matados por su pareja? Eso sí, de vez en cuando se monta un reality show con las desgracias o montamos un maratón caritativo, pero no combatimos las causas de las desgracias. ¡Qué desgracia! Siguiendo con el tema, (otra paradoja) esas ayudas les vinieron de los Gobiernos. Los defensores del sistema neoliberal se quedaron calladitos y no decían nada de estatismo. O sea, defienden que el Estado no intervenga en los asuntos del Mercado (con mayúsculas porque es el nuevo dios), salvo que a ellos les interese lo contrario.
Incluso para que todo quede bonito y “legal” se buscan artilugios. Un candidato cajamarquino de PP destapó el engaño. No quiso entrar en el juego y nos hizo ver que grupos empresariales (muchos de ellos ligados a la gran minería) habían creado años atrás una ONG (presidida por uno de los jerifaltes de Yanacocha). Esta se dedica a capacitar a algunos posibles congresistas de diversas bancadas (curiosamente ninguno de Gana Perú) y ayudarles en su campaña electoral con la ridícula cantidad de 20.000 dólares por cabeza. ¿Se imaginan a estos congresistas (los que hayan ganado en esa lucha desigual), sacando leyes que perjudiquen a sus mecenas? Claro que la ONG aclara que su finalidad es el fortalecimiento de la democracia. ¡Chúpate el dedo!
Concluimos estas sugerencias compartiendo estas palabras sacadas del pronunciamiento de la Mesa de Movimientos Laicales: “A la luz de lo mencionado y de lo que cada uno tiene en su corazón y pensamiento, reflexionemos sobre nuestro voto a emitir el próximo 5 de junio. Realmente sí importa quién pueda salir elegido. Tenemos que saber elegir y sentirnos parte de lo que viene después, con responsabilidad, apertura, identidad y patriotismo”.
Antonio Sáenz Blanco

Celendín 27 de Mayo de 2011


PRONUNCIAMINTO DE LA MESA DE MOVIMIENTOS LAICALES MML

Queremos confiar, queremos construir…

Queremos confiar en que es posible construir un país en donde la persona sea el centro de todo, lo más importante y donde la consideremos nuestro principal sacramento, porque cada uno somos imagen y semejanza de Dios.

Queremos construir un país sin pobres, sin desnutridos que se mueren de hambre o se quedan limitados de inteligencia de por vida, porque no tuvieron lo necesario en su primera infancia; porque nuestra sociedad no supo darles el cobijo necesario, pese a que llevamos 10 años de continuo crecimiento económico. A ellos les debemos principal atención pero no asistencialismo ni dádivas; empleo productivo, iniciativas empresariales, capacitación… pero no regalos.

Queremos confiar que se terminarán los abusos hacia los más débiles, recuperándose derechos laborales, respetando el medio ambiente, reinvirtiendo buena parte de las ganancias que se generan, tributando de forma justa, redistribuyendo y garantizando un crecimiento para todos y a todo nivel, velando por el desarrollo inclusivo y con equidad en todas las regiones de nuestro país.

Queremos construir una democracia que se respete y sea respetada, mejorando todos los mecanismos participativos de la población; garantizándose instrumentos efectivos de fiscalización, propiciando los cambios en el sistema político, que permitan reforzar su mejor funcionamiento, la representación y la búsqueda del bien común. Una democracia en la que el voto de cada ciudadano sea respetado y valorado; se ejerza con libertad y no se diluya en el miedo; sea signo de conciencia, compromiso, identidad y responsabilidad.

Queremos confiar en que podemos mirar el futuro sin incertidumbre o pesimismo; sin que sigamos marcados por ese pasado de violencia, corrupción, autoritarismo, mala administración económica y política del país, desánimo cultural o la increencia de nuestras propias posibilidades. Somos un país grande, con una gran historia, multiétnica y pluricultural, hermosa diversidad, creatividad e iniciativa, gente generosa y de mucho potencial; queremos que todo ello marque en adelante nuestro camino.

Queremos construir una Iglesia comprometida con los más pobres, que resalte los valores de respeto, tolerancia, solidaridad y diálogo, en la cual existan servidores comprometidos y no jefes; una Iglesia en la cual el cultivar sentidos de libertad y responsabilidad sea irrenunciable; una Iglesia de ciudadanos “adultos”, en la cual no se necesite que se nos diga lo que tenemos que hacer, cómo debemos comportarnos e incluso por quién votar en una elección.

Queremos confiar que surgirán más liderazgos que vayan sintonizando mejor con un sentido común de servicio y empatía, con amor al país y al mundo, cosmopolitas con raíces, de trabajo exigente, sencillos y aportando cosas concretas.

A la luz de lo mencionado y de lo que cada uno tiene en su corazón y pensamiento, reflexionemos sobre nuestro voto a emitir el próximo 5 de junio. Realmente sí importa quién pueda salir elegido. Tenemos que saber elegir y sentirnos parte de lo que viene después, con responsabilidad, apertura, identidad y patriotismo.

Lima, 26 de mayo de 2011

MESA DE MOVIMIENTOS LAICALES
Comunidad Héctor de Cárdenas – CHC; Comunidad de Vida Cristiana – CVX; Equipos Docentes del Perú – EDOP; Juventud Obrera Cristiana – JOC; Movimiento Internacional de Apostolado en los Medios Sociales Independientes – MIAMSI; Movimiento de Profesionales Cristianos – MPC; Movimiento de Trabajadores Cristianos – MTC – Unión Nacional de Estudiantes Católicos - UNEC