domingo, 10 de abril de 2011

DATOS Y REFLEXIONES ANTE LA JORNADA ELECTORAL

La política es algo muy serio para dejarla sólo en manos de los políticos. No desinteresarnos. Nos preparamos para algo muy importante: elegir al líder de unos 28.000.000 de personas. Lo que esa persona haga o deje de hacer va a repercutir en nuestras vidas. Y, sin embargo, la inmensa mayoría de los votantes desconocen los distintos proyectos políticos.
Vamos a elegir al presidente, no al que mejor baile, al que haga más payasadas, al que beba más o menos whisky, al que tenga uno o dos pasaportes…
Las encuestas no pueden decidir mi voto. Que sea un voto pensado, razonado y responsable. Importancia de conocer los programas electorales y también la trayectoria de las personas. Pregunten en la comunidad donde labora por las ausencias permanentes de algún candidato al Congreso por nuestra región.
No es buen ciudadano el que vota por un candidato sólo porque ha prometido aumentar sustantivamente el sueldo a un determinado sector. No hay que mirar las propuestas aisladas, sino el proyecto global. Hay que tener presente los grandes problemas del país: pobreza, desigualdad, corrupción, cuidado del medio ambiente, acceso real a la vivienda, al trabajo digno y estable, a la educación, a la salud, a la electrificación, al agua potable y desagüe…
Democracia: No sólo elegir, sino plantearnos nuestro propio papel. Democracia exige potenciar la participación. Y esto hay que hacerlo en la familia, el colegio, la parroquia, la sociedad. Nuestra participación no es sólo depositar nuestro voto. El presente y el futuro de nuestro país lo construimos todos. Fuera la apatía. El Perú y Celendín en concreto, necesita una ciudadanía activa y organizada.
Llama la atención que la tercera parte de la población peruana quiere “cambios drásticos” en la política económica y otro tercio exige “algún cambio”. Pero, curiosamente, la mayoría de los candidatos destacados no parecen estar por esa labor, sino que tienen un discurso más bien continuista.
Va a ser un gobierno dificultoso. El poder legislativo radica en el Congreso y todo da a entender que éste va a estar muy fraccionado. Según las encuestas los que pasarán la valla serán las agrupaciones a las que pertenecen los 5 primeros candidatos más el APRA, a quien algunas encuestas le dan 10% y otras apenas unas décimas por encima del 5%, que es el mínimo exigible.
Se puede votar para que haya un gobierno fuerte o para evitar mayoría absoluta, lo que no parece que ahora sea el caso.
Hay cosas curiosas y hasta preocupantes. Una de ellas es la debilidad de los partidos políticos. Ninguno de los pocos grandes partidos consolidados a nivel nacional llevan candidato propio: Apra, Somos Perú, Acción Popular, PPC… Otro dato llamativo es que una agrupación emergente (Fuerza Social) obtiene la alcaldía de Lima, donde reside un gran número de electores, y, sin embargo, pocos meses después, su candidato a la Presidencia (Manuel Rodríguez Cuadros), con buena trayectoria política personal, no levanta cabeza.
Hay que tener en cuenta que una cosa es lo que se dice y otra lo que se hace. Lo cual no significa cambio al 100% entre lo dicho y la realidad. Asimismo una cosa es lo que se quiere hacer y otra lo que se puede. Sabemos que estamos en un mundo globalizado, interconectado, interdependiente. Una de las fuertes cadenas es la deuda externa. Todos dependemos de un dueño: la plata. “Poderoso caballero es don dinero”. Hay primacía del poder económico sobre el político. Los que tienen la plata ponen las reglas. Además nadie los elige.
A todo esto se le llama el sistema. Es anónimo para que nadie cargue con las responsabilidades. “La culpa es del sistema”. Aunque se dice que es bueno y que sólo tiene pequeños desarreglos. Claro que se consideran “pequeños daños colaterales” que miles mueran de hambre, no tengan acceso a la salud y la educación, se les bote del trabajo sin indemnizaciones, se malogre el medio ambiente…
Antes había dos sistemas: Socialismo-comunismo y capitalismo. Ahora sólo queda uno. Se habla del fracaso del primero, pero, ¿y el segundo? Todo está montado sobre una única forma de entender el mundo: el capitalismo. Hay que ser fieles al sistema. Por eso se mira con ojos de sospecha a los que atentan contra él. “Antisistema” se les llama. Y se les insulta. El partido en el Gobierno, empezando por quien lo preside, llama incultos a los indígenas, saca artículos denigrantes como el del perro del hortelano y hasta llama ignorantes a los obispos de la selva que se posicionan contra los decretos de urgencia para favorecer a los poderosos y masacrar la cultura y posesiones de los indefensos, sin duda considerados ciudadanos de segunda categoría. O se echa la culpa del descontento a la desinformación, a los agitadores (algunos ligados a la Iglesia Católica) o a un estado de ánimo tristón, genéticamente presente en los peruanos, los cuales tenemos elementos psicológicos de derrotismo (García). El sistema es bueno; los indeseables son los inconformistas.
Resulta que en este sistema, los que más tienen quieren seguir ganando más. No están dispuestos a perder sus privilegios. En sus manos está casi todo el poder: la plata (primer poder), la prensa (¿cuarto poder?) y hasta las fuerzas armadas con todo su poder. Estos poderes tienen sus candidatos y los apoyan para defender sus intereses. ¿Cuántas veces la radio o la tele les han dado cancha a los 6 candidatos con menos respaldo? Por otra parte, el que más plata tiene accede a mayor publicidad, aunque sea pagada, lo cual supone desigualdad de oportunidades. ¡Vaya con el Joaquín! Hay países como México, Brasil o Chile donde está prohibida la propaganda pagada durante la campaña electoral con intención de asegurar igualdad de oportunidades. Desde mi punto de vista, RPP apoya a PPK (primos por parte de PP, aunque eso perjudique al otro primo, el de Perú Posible, también PP); La Republica va con Toledo; La Primera con Humala; La Razón y Correo con Fujimori…
El sistema se pone de parte de los pudientes. Ejemplo: Con motivo de la crisis bancaria, a los bancos se les inyectó 17 trillones de dólares. ¿Quién no quiere ponerse malito para que le pongan una ampolla de ese tipo? ¡Y gratuita!. Y no se dijo nada de inflación, subida o bajada del dólar, malos manejos de la economía… Con ese dinero se podría evitar el hambre en el mundo de los próximos 600 años. ¿Se preocupa de esto la prensa? ¿O sólo de los que mueren por accidente o matados por su pareja? Eso sí, de vez en cuando se monta un reality show con las desgracias o montamos un maratón caritativo, pero no combatimos las causas de las desgracias. ¡Qué desgracia!
Incluso para que todo quede bonito y “legal” se buscan artilugios. Un candidato cajamarquino de PP destapó el engaño. No quiso entrar en el juego y nos hizo ver que grupos empresariales (muchos de ellos ligados a la gran minería) habían creado años atrás una ONG (presidida por Benavides, uno de los jerifaltes de Yanacocha). Esta se dedica a capacitar a algunos posibles congresistas de diversas bancadas (curiosamente ninguno de Gana Perú) y ayudarles en su campaña electoral con la ridícula cantidad de 20.000 dólares ´por cabeza. ¿Se imaginan a estos congresistas, si llegan a serlo, sacando leyes que perjudiquen a sus mecenas? Claro que la ONG aclara que su finalidad es el fortalecimiento de la democracia. ¡Chúpate el dedo!
.
CONTEXTO ECONÓMICO
Crecimiento en el 2009: 0,9%. Año de la crisis mundial
En el 2010 el crecimiento del PBI (Precio Bruto Interno) fue del 8,7%. Inflación del 2,08%.
Acumulación de reservas internacionales netas de 44.594 millones de dólares. También crecimiento en la inversión pública (6% del PBI) y privada (24%).
Las perspectivas son de seguir en esta senda del crecimiento; las proyecciones oscilan entre el 5 y el 9%. Los más entusiastas hablan de que tenemos asegurados 5 años más de crecimiento.
Ahora bien, estos datos, más que alegría provocan desazón y descontento,, pues se percibe una más que injusta distribución. El Perú continúa siendo un país de profundas desigualdades sociales y de discriminación, con un sector rural que se encuentra en general alejado de los beneficios y la modernidad que varias ciudades del Perú, especialmente Lima, gozan.

LOS CANDIDATOS
Hay que desterrar dichos como el que afirma que “todos los políticos son iguales”. Sin duda hay matices entre los candidatos. La mayoría de los que encabezan las encuestas son de derecha y centro derecha. Ordenándolos quedarían así: Keiko, PPK y Castañeda los más derechistas. Toledo de centro derecha y Humala a la izquierda, aunque lejos de un radicalismo estatista. La derecha acoge estos postulados: orden, disciplina, favorece al poderoso, acento en el crecimiento económico, libre mercado, privatización, flexibilización del despido, bajos salarios, condiciones laborales injustas, moral sexual, no se potencia la participación, la persona se convierte en consumidor… La izquierda valora la libertad, la justicia social, mira más por los pobres, favorece el reparto, más intervención estatal, sensible a las organizaciones sindicales, vela por la seguridad social, seguro de desempleo, moral social, cuidado del medio ambiente, potencia la participación de la persona...
Todos apuestan por el desarrollo, como no podía ser de otra manera. Pero hay que tener en cuenta que para que dicho desarrollo sea sostenible hay que conjugar estos tres factores: Crecimiento económico, equidad social y cuidado del medio ambiente. Ha de haber armonía entre ellos. La preocupación de la mayoría de los candidatos parece ser el primer aspecto, olvidando los otros. Lógicamente eso abre cada vez más la brecha de la desigualdad.

Luis Castañeda/Solidaridad Nacional
Tiene el respaldo de Unión por el Perú (UPP) (iba con Humala en las anteriores elecciones), del grupo fujimorista Cambio 90, de Todos por el Perú y de la Agrupación Siempre Unidos.
Ha estado muchos meses puntero en las encuestas, pues salió de alcalde de Lima con gran respaldo a su gestión. Era el candidato de Palacio, con apoyo explícito de García.
A su favor: Numerosas obras en Lima: escaleras, losas deportivas, Metropolitano, intercambios viales, puentes, hospitales de la Solidaridad.
En contra: Su “mudez” y la sombra de la corrupción. No salió bien parado del informe sobre su gestión que publicó Susana Villarán: Fuertes sospechas sobre Empresa Comunicore, acusaciones de excesivo costo de las obras viales, evadir la fiscalización, etc. Tiene poca capacidad de diálogo con la población, maneras poco democráticas de lidiar con la gente que discrepa con él. Por otro lado, su opinión sobre el tema de los DDHH también es preocupante. Cuando se presentó el Informe de la CVR en agosto del 2003, opinó que ese dinero hubiera sido mejor utilizado si se lo hubieran dado para hacer obras en Lima.

Keiko Fujimori/ Fuerza 2011
Es la hija de su padre.
Tiene un electorado “duro” que la respalda. Ronda el 20% del electorado, lo que la acerca a la segunda vuelta al estar bastante dividido el voto de los demás candidatos.
Su candidatura está en referencia a su padre.
A su favor: Las obras realizadas por su padre, así como la cercanía a la población. El final de la hiperinflación que dejó García y el del terrorismo. Buena parte del sector empresarial considera a Alberto Fujimori el arquitecto de la bonanza económica que vivió el país entre el 2002 y el 2008. Su electorado defiende que lo relacionado con la corrupción y las violaciones de los DDHH son responsabilidad exclusiva de Montesinos.
Le ayuda el disponer de mucha plata para la campaña. ¡Cuánto pollo muerto!
Es otra carta de García, que ya manifestó que no puede nombrar al presidente del Perú, pero sí puede impedir que alguien lo sea (lección democrática del más alto nivel). Por eso hay que estar atentos a los movimientos de estos días. Es conocida la capacidad del APRA para mover sus fichas. Si pasa a segunda vuelta ella con Castañeda o PPK (el último abanderado) habrá fiesta en Palacio o en la Casa del Pueblo, sin problemas por el whisky gastado. ¡Salud, compañeros! Lógicamente, en lugar de fiesta habría un gran duelo si los pasantes a la segunda vuelta fueran Toledo y Humala. Infarto presidencial asegurado.
En su contra: Ser la hija del que internacionalmente es considerado como uno de los diez presidentes más corruptos del siglo XX, condenado por delitos de lesa humanidad y haber aceptado declararse culpable de los cargos de corrupción levantados en su contra).
Opiniones sobre ella. Fernando Rospigliosi: “En su carrera política Keiko no ha expresado nunca una idea novedosa, no ha hecho jamás una propuesta interesante, ni ha demostrado sus dotes oratorias… en realidad se ha pasado la mayor parte del tiempo con licencia”. Gustavo Gorriti: “El único título que aporta Keiko para su candidatura es el de representante de su padre, y la misión central de su campaña es la de abrirle la puerta de la celda primero y luego la del poder”.
Por todo eso hay un 80% del electorado que ve en esta candidatura como el retorno de Alberto Fujimori al poder, lo que implica restaurar una forma autoritaria, corrupta y mafiosa de gobernar, en la cual los derechos humanos corren serio peligro. De hecho, en su candidatura va de primer vicepresidente Rafael Rey, persona que ha dado múltiples muestras de arrogancia, prepotencia, poco respetuoso con los DDHH y siempre muy cercano a las clases más pudientes. Bien representado está en él el Opus Dei y que Dios nos perdone.

Ollanta Humala/Gana Perú
Partido Nacionalista.
Apoyo del partido Comunista, el partido Socialista, el partido Socialista Revolucionario, el movimiento político Voz Socialista y un sector de la agrupación Lima para Todos. También ha recibido el respaldo de importantes intelectuales de izquierda como Sinesio López, Nicolás Lynch, Alberto Adrianzén… Estos intelectuales son los encargados de su Plan de Gobierno.
Aunque según las encuestas está en los primeros lugares, Humala tiene un respaldo menor que el que tenía en el 2006, aunque ahora su discurso y sus gestos son menos radicales. El analista Carlos Reyna afirma que Humala “representa a la mayoría de peruanos insatisfechos con el modelo económico actual”. Por lo que habría que afirmar que su respaldo estaría motivado por las políticas económicas llevadas a cabo por García, Toledo y Fujimori en momentos, curiosamente, de gran crecimiento.
A su favor: El que mejor sintoniza con la frustración y el malestar de gran parte de la población, generado fundamentalmente por la exclusión en el reparto de la riqueza y posiblemente por el hartazgo de la presencia de la corrupción. Fuerte presencia en el Sur, lo cual es importante pues la presencia de personeros partidarios puede ser clave para pasar a la segunda vuelta. En esto parece que el Apra puede dar lecciones magistrales.
Ha venido subiendo en las encuestas de las últimas semanas, apareciendo en alguna en cabeza.
En contra: No tiene un aparato partidario sólido y cohesionado. Tiene fuertes resistencias en un sector del electorado, sobre todo en el campo empresarial, que ve en él el enemigo a batir. Bastantes lo perciben como un candidato que no garantiza valores democráticos profundos, sino más bien rasgos militaristas. Se le ve como alguien cercano al estilo “Chávez”, aunque él ha pretendido desmarcarse de esta similitud en esta campaña. ¿Real o mera estrategia de campaña? ¿Quién lo sabe? También tiene cuestionamientos por su actuación militar en Madre Mía, donde en 1992 hubo desapariciones forzadas. Otro factor en contra (¿o a favor?) es que el presidente García comanda una coalición de fuerzas en su contra: poderes económicos, cierta prensa, partidos de derecha, sector eclesial más conservador. Es el candidato antisistema.

Pedro Pablo Kucynski/Alianza para el Gran Cambio
El mismo presenta esta alianza como un sancochado. Lleva a sectores claramente de derecha (el PPC), un representante de centro izquierda, pero que perdió su identidad ante muchos al integrarse al Gobierno de García como Premier (Yehude Simon y su Partido Humalista), un representante del Movimiento Evangélico (Humberto Lay) y un destacado líder regional (César Acuña, del Movimiento Alianza para el Progreso). Y él, líder sin partido propio.
A su favor: Una bien ganada reputación de tecnócrata, habiendo sido Ministro de Energía con Belaúnde y de Economía y Premier con Toledo. En los últimos años ha estado empeñado, a través de la ONG “Agua Limpia” en que el agua potable llegue a las poblaciones de menores recursos. Ha venido subiendo como la espuma en las últimas semanas, aunque parece que le cuesta superar la barrera del 15%. ¿Habrá llegado a su techo?
Ni mucho menos es mal visto en Palacio. Es más, ante la caída de Castañeda y el estancamiento de Fujimori, parece que las esperanzas apristas están depositadas en él. Curiosamente el Apra puede ayudar a su peor enemigo: Acuña, quien les quitó la alcaldía de Trujillo y a punto estuvo de chorearles también el Gobierno Regional de la Libertad. ¡Vivir para ver! Está claro que en política todo es posible.
En su contra: El tema de la doble nacionalidad, por lo que se duda de su fidelidad al Perú, sobre todo en caso de conflicto de intereses, como puede darse en las enredadas relaciones internacionales. También es cuestionado por otros por ser un destacado lobista, es decir, alguien que siempre, desde sus contactos internacionales y vínculos internos, ha ejercido influencia para que las grandes compañías salgan ganando.

Alejandro Toledo/ Perú Posible
Va en alianza con dos partidos de inscripción nacional: Somos Perú y Acción Popular.
A su favor: Experiencia. Su gobierno (2001-2006) comienza a ser valorado en comparación con el actual: no hubo alzas significativas de precios y hubo un clima democrático que favoreció la participación ciudadana, la regionalización y la preocupación por los DDHH (Etapa del trabajo e información de la CVR, creada en el gobierno del recordado Paniagua). Hubo algún escarceo familiar, pero no se le han levantado cargos por corrupción, a pesar de que se puso un procurador para que investigase su etapa de gobierno.
Para muchos es “el mal menor”. El analista Mirko Lauer dice que de pasar a la segunda vuelta “puede subir a parte de la izquierda a bordo, pues enarbola un discurso que puede competir en lo de darles un sesgo étnico-administrativo a los asuntos regionales”. Esto no sucedería si su contendor es Humala.
Bien mirado en un amplio sector del profesorado que ven en él su protector económico. Habría que analizar de modo más global cómo fue su política educativa.
En contra: Él mismo, pues tiene facilidad para “meter la pata”. También se le critica que no modificó sustancialmente la política económica que heredó del fujimorismo, es decir, que ni la distribución ni el cuidado del medio ambiente estuvieron dentro de sus preocupaciones fundamentales. Recordemos su, para mí, despectivo término del “chorreo”. Se defiende diciendo que era época de potenciar el crecimiento y que ahora toca redistribuir.
Antonio Sáenz Blanco

0 comentarios:

Publicar un comentario